Previene la coagulación sanguínea

Reduce el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares